Inicio » Sucesos » Fuga acaba con sangre

Fuga acaba con sangre

Euseglimar González | LA PRENSA.- Presos de la Policía Na­cional Bolivariana (PNB) de Pata ‘e Palo iniciaron un motín la noche del lu­nes y minutos después nueve estaban fugados. Tres de ellos resultaron abatidos en la huida, seis se escaparon y un oficial resultó herido.

Los reos muertos que­daron identificados co­mo: Alberto Moisés Riera Camacaro (19); Yeiber Camilo Nieto Mujica (23) y Andrés Eduardo Carucí Mendoza (19). A 20 minutos para las 11:00, cuando se formó el motín, uno de los funcio­narios que estaba de guardia llegó a la celda para calmar la riña, pero en un descuido uno de los presos lo agarró y lo amenazaba con un cuchi­llo. En ese momento obligaron a los otros fun­cionarios a abrir la puerta o si no matarían al ofi­cial. El compañero de guardia abrió la puerta, pero el oficial Jonás Re­yes, que estaba bajo ame­naza, les gritó que los de­tenidos se fugarían. El preso que cargaba el cu­chillo lo apuñaló en el ab­domen y los nueve salie­ron corriendo.

Lo presos se escaparon por la puerta principal del Servicio de Garantía de Detenidos de la PNB en Pata ‘e Palo. Los evadi­dos atravesaron la aveni­da Libertador y se metie­ron entre las calles de la urbanización José Gil Fortoul.

Los hombres saltaban de pared en pared porque eran perseguidos por los policías. Cuando los nue­ve presos se fugaron, los PNB de una vez se activa­ron y comenzó el desplie­gue por todo el períme­tro. Vecinos de la inva­sión Monte de Sinaí estaban terminando de ver la novela cuando es­cucharon ruidos y perros ladrando.

“¡Ay, Dios mío, qué es esto. Qué está pasando!”, decía una vecina el lunes en la noche. Ella estaba cocinando cuando todo comenzó. Las calles que conectan la invasión que está detrás de la Gil For­toul es muy oscura. Vecinos de la invasión relataron que por la oscu­ridad de la calle los pre­sos aprovecharon para meterse al sector.

Los PNB lograron visua­lizar a tres de los deteni­dos, en medio de la oscu­ridad. A uno de ellos lo hirieron en la esquina que da hacia la invasión, mientras que los otros dos cayeron a una cua­dra. Los tres heridos fue­ron llevados a la emer­gencia del Hospital Cen­tral, pero horas después de su ingreso murieron.

Una vecina contó que vivió minutos de terror cuando los hombres in­gresaron a la invasión de 11 ranchitos, la mayoría son de láminas de zinc. Detalla que estaba coci­nando, su esposo la acompañaba y la niña es­taba acostada.

Los fugados se trepaban por las paredes y caían a los techos de las casas. El esposo de la mujer cuan­do escuchó los ruidos apagó las luces de su casa y cerró la puerta.

“Señora ábrame la puer­ta, déjeme pasar yo tengo dos hijas. Por favor”, le suplicaba uno de los de­tenidos a la mujer. En ese instante se escucha­ron muchas detonacio­nes y los funcionarios in­gresaron a la invasión, pero los tiros alertaron a los fugados y huyeron por el matorral.

Más de 20 disparos se escucharon en la zona, los vecinos se metieron debajo de las camas para resguardarse.

Se conoció que los funcionarios desplegaron un operativo especial para dar con los evadidos.

Compartir en WhatsApp
Tatiana Suárez

Login

Contraseña perdida?