Señalizaciones en Lara son un carnaval

Ana Uzcategui | LA PRENSA de Lara.- Un choque visual es lo que tienen los conductores cuando circulan en las principales avenidas de Barquisimeto. El festín de señales viales, además de afear la ciudad no aportan información ni a propios ni visitantes sobre la ubicación de los lugares, aunado a que incumplen las normas de control urbano y bajo la mirada complaciente del Instituto de Tránsito Te-rrestre, INTT, ente que debe velar porque esta ley nacional se cumpla.

Un ejemplo claro de este carnaval vial se aprecia en la avenida Rómulo Gallegos (calle 42), donde las señales informativas que ha instalado la Autoridad Metropolitana de Transporte y Tránsito (AMTT) en los semáforos tienen un tamaño, tipo de letra y un fondo que incumplen las normativas establecidas en el Manual Venezolano de Dispositivos Uniformes Para el Control del Tránsito, vigente desde el 2011, que tiene patrones comunes tanto en el territorio como en el continente americano.

Las señales instaladas tienen un fondo blanco, letras ovaladas de color naranja y un diseño que adorna el interior con los colores que identifican la gestión del alcalde Luis Jonás Reyes, acompañados del logo de la Alcaldía de un tamaño mayor que las mismas letras.

"Este error se está cometiendo en el estado desde el año 2000, donde son responsables tanto la Gobernación como la Alcaldía. Los políticos se empeñan en utilizar la señalización vial como un instrumento proselitista y en vez de ubicar y advertir a los ciudadanos sobre la vía, lo que hacen es distraerlo y confundirlo", expresó Julio Gutiérrez, vicepresidente del Colegio de Ingenieros del estado Lara.

La ley que rige la circulación vial señala que las señales de tránsito deben ser visibles tanto de día como de noche, y llamar la atención al público; deben contener un mensaje claro y colocarse del modo tal que brinden el tiempo adecuado para una res puesta del usuario.

"Es muy delicado improvisar con las normas viales. El municipio experimentó las consecuencias hace seis años cuando comenzó Transbarca, instalando un carril de circulación en sentido contrario de la vía. Hubo varios fallecidos, sobre todo personas mayores que resultaron arrolladas.