Su último deseo fue que le tomaran una foto

Euseglimar González | LA PRENSA de Lara.- El jovencito que resultó quemado tras el ataque de su expadrastro en El Jebe murió, pero horas antes pidió a sus familiares que le tomaran una fotografía para el recuerdo de ellos. Mientras era atendido en el Hospital Central, el adolescente de 16 años solicitó que le tomaran la imagen acostado en la cama y, luego, a las 9:20 de la noche del miércoles sufrió de un complicación pulmonar.

El adolescente estuvo recluido en el área de Caumatología desde el lunes en la tarde tras presentar quemaduras de tercer grado en el 75 por ciento de su cuerpo. Tenía las lesiones desde el cuello hasta los talones donde estaba carbonizado.

Aunque su estado era crítico, el muchacho siempre permaneció consciente. A su mamá, tíos y hermanos les narró cómo "El Monstruo de El Jebe", apodo que le colocaron los vecinos al victimario, lo amarró e incendió la casa donde vivía con su madre. El joven durante su estadía en el hospital mostraba mejoría en su estado de salud, de hecho, el miércoles en las 6:00 de la tarde los médicos le indicaron a los parientes que los riñones comenzaron a funcionar luego de recibir tratamiento, pero que estaban alertas por los pulmones que estaban complicados.

Un tío contó que pese a ese diagnóstico, el chamito seguía hablando y atento a todo. Luego del parte médico, el cuerpo del joven comenzó a hincharse. Con sus ojos color café y el lunar que lo distinguía en la barbilla le dijo a su familia que le tomaran una foto. Tres horas y media después falleció.

La familia estaba destrozada por la partida del menor de tres hermanos. "No, Dios, yo no lo quiero enterrar", era lo que desgarradoramente decía Ingrid Marchán, madre del menor, cuando la mañana de ayer esperaba en morgue la entrega del cuerpo que fue sepultado a las 2:30 de la tarde, pues los familiares no quisieron tenerlo por tantas horas en una sala velatoria.

"Sólo estará unos minutos para que la familia se despida de él", comentó el tío del jovencito, quien aunque trataba de ser fuerte, su voz se le quebraba para hablar.

Gritos de auxilio

La manera en cómo los vecinos rescataron al joven de 16 años, mientras su casa ardía, fue por los gritos de auxilio que él daba y se escuchaban en parte del sector La Laguna de El Jebe. Cuando los vecinos salieron a ver qué estaba pasando, vieron cómo la casa de la familia Marchán estaba incendiada.

Los vecinos no tuvieron acceso fácil a la casa, pues "El Monstruo de El Jebe" la había trancado. Un hombre desesperado se abalanzó sobre la puerta y con una patada logró abrir, pero las llamas eran muy fuertes.

"El Monstruo lo amarró y él como pudo se quitó el mecate y se metió a uno de los cuartos y desde ahí pedía ayuda para que lo sacaran", comentó Carmen Castillo, vecina quien vio todo el rescate.

Eran más de 20 hombres quienes trataban de rescatar al muchacho. Ellos no entendían cómo el expadrastro, presuntamente, incendió la vivienda por celos luego de que Ingrid terminara la relación con él.

"Ayúdenme, ayúdenme. Sáquenme de aquí no me quiero morir" decía el muchacho, mientras que las mujeres de la comunidad desesperadas también gritaban porque no podían sacarlo.

Detalla Castillo que en medio de la desesperación por el fuego y por salir de la casa, el jovencito se pegó a la ventana. El chamo puso sus manos sobre la pared, mientras que las llamas consumían todo su cuarto y dejaban lesiones en su cuerpo.

"Él se guindó de la ventana y puso sus pies en el medio de la reja, ya ni siquiera gritaba esperando quizás achicharrarse", rompe en llanto la señora al recordar cómo tras cada segundo las llamas afectaban al joven.

Fue en ese momento en el que los vecinos pudieron arrancar el protector de la ventana con un pico y él se cayó. Castillo detalló que el joven se paró de inmediato "como si no le doliera nada", pero recordó que sus talones estaban hechos un carbón. Inmediatamente, al chamito lo montaron en una moto y se lo llevaron hasta el Hospital Central.

Relata lo sucedido

Horas después de lo sucedido y estando en el hospital, el joven le relató a sus familiares qué fue lo que ocurrió en la casa, en donde apenas tenían un año viviendo. Dijo que su expadrastro llegó a la casa junto a otro hombre a bordo de una moto, pero como la casa estaba cerrada se metió por la parte de atrás.

Al parecer, "El Monstruo" buscaba a la madre del adolescente, pero al no encontrarla se fue contra el muchacho y junto a otro hombre lograron amarrarlo para luego rociarle gasolina.

El hombre dejó al joven sentado a una silla y cerró toda la casa para luego huir junto al otro hombre en una moto blanca.

El domingo, un día antes del atroz crimen, el "Negro" fue a la casa en El Jebe y estaba su expareja, quien le ratificó que no quería más nada con él y que se fuera de la casa.

Otras Noticias
Sucesos

Miliciano murió por presunto infarto en Corpoelec

| comentarios

Sucesos

Muere con la mitad de la cabeza aplastada

| comentarios