Yulimar Rojas triunfó en Mónaco en duelo contra Ibargüen

LA PRENSA de Lara | AFP.- La venezolana Yulimar Rojas se impuso llegando casi a los 15 metros (14,98 metros) en el concurso de triple salto femenino de la reunión de atletismo de la Liga de Diamante de Mónaco, este jueves en el puerto Hércules del Principado.

La colombiana Caterine Ibargüen, vigente campeona olímpica y campeona mundial en 2013 y 2015, fue la decepción de esta prueba, donde sólo pudo conseguir el sexto puesto (14,33 metros).

Ibargüen cortó así una racha de once competiciones de triple salto seguidas siendo la vencedora, incluyendo el único duelo que había tenido con Rojas este año, la pasada semana en Lausana, donde la colombiana de 35 años llegó a 14,89 metros, mientras que Rojas se había quedado en 14,82 metros.

Yulimar Rojas, de 23 años y campeona mundial superando a la propia Ibargüen en la final de Londres-2017, ganó en este concurso a la cubana Liadagmis Povea (14,71 metros), mientras que el tercer puesto fue la jamaicana Shanieka Ricketts (14,67 metros).

Rojas brilló especialmente con dos saltos, el de la victoria de 14,98 metros y otro de 14,96, con los que se acercó a su mejor actuación mundial de este año, los 15,06 metros con los que abrió su temporada el 20 de junio en Huelva (España).

El pulso entre Rojas e Ibargüen es uno de los más esperados del Mundial de Doha (27 septiembre-6 octubre).

"La rivalidad entre estas dos colosas del salto triple tuvo su primer gran apogeo en Juegos Olímpicos de Río 2016. La colombiana se impuso con una marca de 15,17 metros, lograda en su cuarto intento para colgarse la presea dorada y la caraqueña se alzó con la plata (14,98)", destacó la agencia Prensa Latina.

El triple salto femenino, que se disputó en el puerto de Mónaco, sirvió de aperitivo a la reunión que tendrá lugar, con el resto de las pruebas, el viernes en el estadio Louis II.

Otras Noticias
Otros Deportes

Halep llevará la bandera de Rumania en Tokio 2020 

| comentarios

Otros Deportes

Muere atropellado excampeón de boxeo Pernell Whitaker

| comentarios