Inicio » Locales » Jóvenes “juegan a la muerte” con truco de la asfixia

Jóvenes “juegan a la muerte” con truco de la asfixia

Ágatha Reyes | LA PRENSA.- Presionarse el cuello, ir desvaneciéndose, hasta perder el conocimiento, es el nuevo “juego” que adolescentes realizan en instituciones educativas. “La asfixia”, como sue­len llamarle, al parecer es la forma de “diversión” de adolescenteS entre 13 y 15 años. Lo que ha en­cendido las alarmas en docentes de las diversas instituciones educativas, representantes y organi­zaciones no guberna­mentales, pues señalan que desde hace algún tiempo “los chamos jue­gan a la muerte”.

Aunque en el estado La­ra, no se han presentado casos puntuales sobre el juego de “la asfixia”, Ge­rardo Pastrán, presidente de Projumi indica que en el período de febrero – mayo del 2018 han reci­bido al menos 14 fami­lias con requerimiento de asesoría psicológica.

Según los registros de Projumi los adolescentes se han visto implicados en “juegos diabólicos” como “el abecedario del diablo”, “la ruleta sexual” y “la ballena azul”. Pas­trán asegura que estos cuatro juegos, incluyen­do “la asfixia”, no son nuevos, pero están co­menzando a proliferar casos con mayor frecuen­cia, y “esto tiene que ver con que los padres se es­tán olvidando de cumplir con la asistencia paternal y a eso se le suma la gra­ve crisis de valores que hay en la sociedad y el irrespeto a los camposan­tos a nivel nacional”.

Aunque estas conduc­tas son ligadas directa­mente con la falta de atención paternal, debido a que muchos padres tra­bajan todo el día y son pocas las horas que están en los hogares, según los registros que lleva Proju­mi, al menos tres de cada cuatro adolescentes han consumido algún tipo de droga lícita o ilícita.

“Estamos frente a perfi­les psicológicos no aptos, pues nadie en su sano juicio intenta hacerse da­ño físico severo”. Pastrán precisa que en un lapso de cinco años la generación de relevo será “moribunda”, al referirse que con el juego de “la asfixia” los adolescentes van destruyendo las neu­ronas lo que a mediano o largo plazo causa dificul­tades de atención, por lo que recomienda que pa­dres inicien una etapa de “inteligencia familiar”, donde la observación y orientación en conjunto con instituciones educa­tivas estén presente.

Mireya Rodríguez, di­rectora del colegio Salva­dor Garmendia, explica que a pesar de no presen­tarse casos en la institu­ción, atienden a los estu­diantes con un psicólogo, y realizan talleres para padres y representantes que permitan entablar la­zos familiares que den paso a la prevención de conductas irregulares.

“Hay que trabajar el área familiar porque allí es donde radica el proble­ma”.

Compartir en WhatsApp
Eva Gómez

Login

Lost your password?