Inicio » Locales » 30% de las panaderías cierran sus puertas por falta de materia prima

30% de las panaderías cierran sus puertas por falta de materia prima

Ágatha Reyes | LA PRENSA.- La falta de materia pri­ma sigue haciendo estra­gos en panaderos de La­ra. A diario ven cómo son más las santamarías que se vienen abajo por la fal­ta de insumos para la preparación del pan.

Desde la asociación de panaderos calculan que hasta la fecha al menos el 30% de los comerciantes de este rubro han cerrado sus puertas. A esta crisis que era atribuida sólo a la falta de harina de trigo, ahora se le suman la difi­cultad que tienen los co­merciantes a la hora de comprar levadura.

Este insumo sólo es su­ministrado a precio regu­lado a través de Pandock, pero deben poseer la guía de registro otorgada por Sunagro, y quien no la posea no puede comprar el rubro sino que le toca recurrir al “bachaquea­do”, que según Silvino Vásquez, miembro de la asociación de panaderos de Lara, un paquete de 500 gramos ya ronda el millón de bolívares, la importada alcanza los 10 millones, mientras que la que adquieren a través de Pandock tiene un costo de 155 mil bolívares. Además del suplicio que viven por el costo de la materia prima los co­merciantes del pan de­ben hacer colas de hasta una semana para poder comprar los insumos.

En Pandock sólo reci­ben a 70 personas diarias y por lo general son más de 100 panaderos los que esperan desde las 4:00 de la mañana para poder ad­quirir en este caso la le­vadura a precios que les permita subsistir en el mercado.

“Esto es una injusticia. No aguantamos el atro­pello por parte de los ge­rentes de esta empresa” soltó Yandi Bravo, quien permaneció junto a unos 50 panaderos reclaman­do frente a la Pandock los atendieran a todos, pues son muchos los que lle­gan desde municipios fo­ráneos, incluso de otros estados para poder sur­tirse de levadura para un mes que es el máximo permitido por Sunagro a través de la guía de com­pra.

El caso de Bravo se repi­te en más de una oportu­nidad, Carmen Urdane­ta, quien también vive del comercio con el pan, asegura que están traba­jando por necesidad y que deben “hacer de tri­pas corazón” para mante­ner los negocios a flote.

Explica que a través de Sunagro reciben como máximo 15 sacos de hari­na que equivalen a una bolsa de 500 gramos, “por cada saco de harina que nos da Sunagro, en Pandock nos venden una bolsa de levadura”, sin embargo explica que el suministro se vuelve in­suficiente pues si acaso les rinde una semana y la distribución de materia prima es mensual.

Las quejas de los pana­deros que permanecie­ron en cola van en au­mento, pues aseguran que mientras a los que están registrados en Su­nagro les venden poco, llegan “árabes a comprar y les venden más”, decí­an algunos en las colas, lo que llevó a que pidie­ran que la empresa del estado también se encar­gue de la distribución de la levadura para evitarse la tortura de pasar sema­nas en colas.

Atentos al pago

Aunque pueden cance­lar la mercancía con pun­to de venta, aseguran que en ocasiones cuando en la tienda no quieren tra­bajar les dicen “se cayó el sistema”, lo que describen como una burla pues al evidenciar la molestia “de una activan el pago”, dijo molesto Rubén Gon­zález.

Asegura que es indis­pensable que se busque una solución a la crisis que está llevando al cie­rre de las panaderías, pues esa es la entrada con la que sustentan a sus familias. “Trabaja­mos porque nos gusta nuestro negocio y por­que debemos cuidar de nuestros hogares”.

Compartir en WhatsApp
Belimar López

Login

Lost your password?