Inicio » Titular » Velas ni para santos ni apagones

Velas ni para santos ni apagones

Ágatha Reyess | LA PRENSA.- Encender una vela ya no es rentable. Desde 15 mil hasta 30 mil bolívares puede llegar a costar la única opción que tienen los guaros para alumbrar el camino cuando la luz desaparece por arte de magia.

Y es que una vela convencional supera los 15 mil bolívares; es decir, dos mil bolívares más que el sueldo diario de un trabajador. “Las velas están costosísimas, suben casi que a diario”, dijo Rosa Meléndez, quien entró a una tienda de velas en El Manteco; sin embargo, no pudo realizar la compra porque debía pagarla en efectivo y lo que cargaba en su bolsillo no superaba los 10 mil bolívares.

“Yo las compro para cuando se va la luz y también que ha pasado muy seguido, pero cada vez se pone más cuesta arriba”, dijo. Además, comenta que ni siquiera comprando el paquete puede ahorrar un poco, pues un paquete de 40 velas se consigue por el orden de los 800 mil bolívares.

El precio de las velas no es el único que alarma a quienes acuden a estas tiendas en busca de la lucecita para las horas de oscuridad. Los velones también se han vuelto un dolor de cabeza, principalmente para las religiosas.

Un velón Divino Niño ya ronda los 250 mil bolívares, precio que si se compara con el sueldo mínimo (Bs. 392.646) deja llorando a más de uno.

En un recorrido realizado por el equipo reporteril de La Prensa en el centro de la ciudad, se pudo constatar que los velones y velas no tienen un precio constante. En unos locales la vela convencional está en 15 mil y en otros en 30 mil bolívares.

Mientras que en el caso de los velones hay de 250 mil y 400 mil bolívares, según los vendedores la variación se debe a que algunos vienen decorados, con aromas o colores diferentes. “Un velón tricolor, que buscan para pedir por la paz cuesta 350 mil bolívares”, dijo Anselmo Martínez, dueño de una tienda, quien explicó que la menos vendida es la “vela litúrgica” que ya está en un millón de bolívares.

Barata para santos

Para no perder la tradición de encender una luz en favor a una petición hecha a los santos, en algunas iglesias han decidido vender la velita en cinco mil bolívares, caso de la Catedral de Barquisimeto y la Iglesia de Santa Rosa.

Frank Catamo acudió hasta Santa Rosa a pedir por salud, no llevó vela por lo costoso que están en la calle, aunque prender velas a los santos no es una práctica que hace con frecuencia, al llegar a la iglesia preguntó si tenían velas y se consiguió con la sorpresa.

“Aproveché que está más barata y compré una, además así agradecía a Dios por la salud. Sin olvidar pedir por el país”, precisó.

Compartir en WhatsApp
Eva Gómez

Login

Lost your password?