Inicio » Locales » Las diálisis se hacen sólo con palanca

Las diálisis se hacen sólo con palanca

Osman Rojas| LA PRENSA.- Conectarse a una má­quina de diálisis en el Se­guro Pastor Oropeza de­pende de los contactos que el enfermo tenga dentro de la institución. El hospital vendido como un centro modelo por parte del Gobierno nacio­nal también siente los embates de la crisis hos­pitalaria. Falta de nefró­logos y poca operatividad de las máquinas especia­lizadas son las razones esgrimidas por las autoridades del Seguro para no aceptar nuevos pacientes renales.

“No has terminado de sentarte en la máquina cuando la enfermera te está diciendo que debes buscar un área de diálisis extrahospitalaria porque en el Seguro no te pue­des quedar”, cuenta Car­men Padilla, paciente re­nal en el estado.

La mujer explica que ella empezó su ciclo de diálisis en el Seguro, pe­ro se fue porque cada vez había un pero distinto para poder llevarla a la máquina. “Hay que tener palanca porque si no es muy difícil ser atendido allí”, dijo.

Daniel Colmenárez, presidente de la funda­ción Amigos del Paciente Renal, también denunció las irregularidades que hay en el área de Diálisis del Seguro y dijo que to­do el estado está “parali­zado” por la inoperativi­dad de las máquinas.

“Para que los enfermos puedan dializarse deben llevar hasta el catéter. In­sumos esenciales como la fístula (conexión anor­mal entre dos partes del cuerpo) no llegan a los seguros desde hace unos seis meses”, denunció.

Colmenárez también dijo que las pocas máqui­nas que hay para dializar ha recortado el tiempo de tratamiento en los pa­cientes. Especialistas consideran que los rena­les deben estar conecta­dos a una máquina por cuatro horas, pero la con­tingencia hace que en los centros especializados sólo apliquen dos.

“Nosotros estamos aquí pidiendo ayuda humani­taria porque vemos con tristeza cómo cinco en­fermos mueren men­sualmente por estar es­perando que el Ministe­rio de Salud resuelva. Cada vez que los demás países nos han necesita­do nosotros hemos ayu­dado y ahora somos no­sotros los que necesita­mos ayuda”, concluyó.

Eva Gómez

Login

Lost your password?