Inicio » Sucesos » El cadáver de un chamo se descompuso a orillas de la Circunvalación

El cadáver de un chamo se descompuso a orillas de la Circunvalación

Jennifer Orozco | LA PRENSA.- Con todo el rostro y los brazos comidos por los perros, estaba el cuerpo de un chamo a orillas de la Circunvalación, a la al­tura del sector El Buco de Las Tinajitas. Aparente­mente lo mataron la ma­drugada del domingo y como no levantaron el cuerpo a tiempo se des­compuso y los animales se dieron su banquete.

Al parecer era un ado­lescente. Medía como un metro 50, era delgado y según la gente antes de que lo tostara el sol, era blanco. Vestía un jean con ruedo, tipo bermuda, como las que están de moda entre los “pavitos”.

Según un señor de la comunidad, había visto al chamín la mañana del sábado caminar por Mer­cabar con una bolsa de cambures en la mano. “Yo que trabajo allí, era primera vez que lo veía, pero estaba echando bro­ma con unos tipos”, de­claró el caletero.

Pero el domingo a eso de la 1:00 de la madruga­da se escuchó un disparo y luego otro. “Mataron a alguien”, decían las do­ñas de la comunidad, pe­ro nadie se atrevió a ir hasta el sitio, hasta el do­mingo a las 7:30 de la mañana.

Una bandada de menor­citos, entre 7 y 16 años descubrieron el cuerpo. Estaba sentado sobre la basura, recostado a un poste de luz “morocho”, descalzo y sin camisa, los chamines solo vieron un tatuaje de estrella que te­nía en la rodilla derecha y en el brazo izquierdo la letra L, en mayúscula. La mano derecha, supuesta­mente, tenía un precinto amarrado a la muñeca.

Contaron que en la ma­ñana del domingo el cuerpo estaba completo. Casi toda la comunidad se asomó a ver quién era, pero nadie lo reconocía. Dicen que llamaron a los GNB que están cerca, pe­ro los funcionarios pasa­ron, hicieron una foto y se fueron.

“Llamamos al 911 y na­da. Pasó policía estadal y PNB y nada, ni se detení­an a verlo”, comentó una jovencita. A las 6:00 de la tarde, el cuerpo ya estaba tostado por el sol. Los perros co­menzaron a morderlo hasta que le arrancaron ambos brazos. Uno de esos miembros quedó ti­rado en toda la entrada de Las Tinajitas, mien­tras que el otro, al pare­cer, se lo comieron los canes.

También le comieron la cara. Ya se le veían todos los huesos del rostro. El olor putrefacto comenzó hacer de las suyas y llega­ron los zamuros. Ante la preocupación de que desapareciera por completo el cuerpo, los habitantes de Las Tinaji­tas, amanecieron espan­tando a los animales ca­rroñeros. “Será que pete­jota no va a venir, son unos abusadores”, decía una doña.

Unos 10 vehículos se detuvieron a orillas de arretera, se bajaron, ne­gaban con la cabeza y se iban. Al parecer hay un muchacho desaparecido de Quíbor y otro de Aca­rigua y los familiares se fueron al sitio a ver si era, pero confirmaban que no. El cuerpo fue le­vantado por funcionarios del Cicpc a las 11:00 de la mañana del lunes  y llevado  la morguecita a la espe­ra de que lo identifiquen.

Eva Gómez

Login

Lost your password?