Inicio » Sucesos » Pareja se da duro en una pelea

Pareja se da duro en una pelea

Anaís Mendoza | LA PRESA.- En las adyacencias del Hospital Central se for­mó una trifulca entre una pareja que se cayó a gol­pes tras tener un fuerte discusión.

Al parecer, la pareja es­taba llevando a sus hijos a una consulta, cuando en la entrada del centro de salud comenzaron a discutir y se fueron a las manos.

El hombre, quien se co­noció era su esposo, co­menzó a gritarla; pero la mujer no se dejó y ella también se defendió gri­tándole.

La situación se subió denivel cuando ambos co­menzaron a gritarse con más rabia, la pareja anda­da con sus hijos, y delan­te de los pequeños si­guieron discutiendo.

En un punto de la situa­ción, los puñetazos relu­cieron y junto con los empujones comenzó la tanda de golpes.

Fue tan grande la golpi­za que se dieron que las personas que estaban en el hospital parecían es­pectadores.

El señor de contextura delgada y de aproximada­mente 30 años, soltó em­pujones contra su espo­sa. Pero la dama, quien es bastante robusta, no se quedó atrás, le agarró la camisa al señor y se la rompió por completo so­bre todo por la parte de atrás.

La policía

Como la pelea fue cerca de la entrada del Hospi­tal Central, los funciona­rios de la brigada hospi­talaria fueron a poner control en la situación, y fueron los únicos que pudieron hacer que la pa­reja se separara.

El señor fue el primero que detuvieron por agre­dir a su esposa, se lo lle­varon a un módulo de detenciones, mientras que a la dama, funcionarias se la llevaron para la emergencia para que la revisaran.

La señora tenía una he­rida en la cara, que le produjo el hombre. Lue­go del chequeo médico los policías la esposaron y se la llevaron detenida. La señora estaba lloran­do y pedía que no se la llevaran presa.

A las afuera de la emer­gencia llegó una parte de los familiares, una doña tenía a los hijos de la pa­reja, el niño y la niña que se tomaban de las manos lloraban pues no enten­dían la razón de que los policías tuvieran a su mamá en una moto y es­posada.

A los segundos llegó una hermana de la dete­nida, quien se identificó ante los estadales como funcionaria de la Policía regional.

“Para dónde se llevan a mi hermana, déjenme hablar con ella”, decía la muchacha.

La mamá de la mujer detenida comenzó a gri­tar para que no se la lle­varan, le explicaba a un señor que ella sabía que esa golpiza estaba a punto de pasar, pues la pare­ja se la pasaba peleando a cada momento, y en cualquier lugar.

Belimar López

Login

Lost your password?