Inicio » Sin categoría » Hasta dos sueldos mínimos para ir al cine

Hasta dos sueldos mínimos para ir al cine

Estefany Figueroa | LA PRENSA.- Observando la cartelera a las afueras del cine, Luis González miraba cómo pasaban los nombres y fotos de las películas. Lo que no había visto era el costo del boleto para entrar a la sala y disfrutar del cine. Una sola entra­da cuesta más de la mitad del sueldo mínimo.

Luis quería ver “Adven­gers: Infinity War”, pero le toca esperar que la pa­sen en la televisión o a comprarla quemadita. “No creo que la entrada cueste 800 mil bolos, Na’ guará”, dijo Luis con cara de asombro, mientras se iba con pasos lentos y pensativo por el Centro Comercial Metrópolis.

Como Luis, son mu­chos los guaros que res­ponden sorprendidos al momento de ver los cos­tos para entrar a las salas de cine en la ciudad. Para ir al cine en pareja se necesita tener en la cuenta por lo menos 5 millón 600 mil bolívares, que es el valor del par de boletos para ver una película.

Si a eso se le agrega la comida típica del cine que es cotufas y refresco, el costo de la salidita se dispara a las nubes y pue­de ser impagable para cualquier trabajador que dependa de su quince y último.

Unas cotufas grandes y dos refrescos en cual­quier cine de la ciudad al­canza el precio de 2 mi­llones de bolívares. Sumando las entradas más el combo para co­mer, la cuenta va dando más de 5 millones 200 mil bolíva­res. Cifra que supera en un 127 por ciento al sala­rio integral de un trabaja­dor.

Un trabajador que de­penda de un salario inte­gral, debe apartar un mes de sueldo íntegro más 15 días de su próximo sala­rio para poder disfrutar de una salida de película en cualquier cine de la ciudad.

Muchos de los trabaja­dores pasan roncha al momento de pasear con sus familias, y ya ver una película no es una op­ción.

“Tengo más de cinco meses que no voy al cine, todo aumentó de repen­te”, contesta Alejandra Mendoza, al momento que el equipo reporteril del Diario La Prensa le preguntara sobre el pre­cio de las tarifas en los ci­nes.

Alejandra también ex­presó que para ella es di­fícil entrar a una sala de cine, pues tiene dos ni­ños y no los puede dejar en su casa, y traerlos a ellos implica gastar más, y ella no gana mucho donde trabaja.

Quemadas mandan

Debido a los altos cos­tos en las tarifas de las salas de cine, los guaros han optado por hacer de su residencia un cine portátil, pero con panta­lla de 21 pulgadas y así poder disfrutar de sus películas desde la como­didad de su hogar.

Actualmente una pelí­cula de DVD, cuesta 350 mil bolívares en la calle, más un paquete de cotu­fa (sí lo desea) oscila en­tre los 400 a 500 mil bolí­vares. Cifra que queda muy por debajo del mon­to que se debe gastar en una sala de cine en cual­quier centro comercial de la ciudad.

Igual, los cinéfilos pien­san en que al comprar una quemadita podrían disfrutarla en familia, en la comodidad de la sala de su casa, pero que la calidad visual de la ima­gen y sonido no será la misma. De todas mane­ras es una opción que to­man para disfrutar de las películas que quieren ver sin gastar tanto dinero.

Otras opciones que uti­lizan los adictos al cine para mejorar la calidad de las quemaditas es buscar equipos como vi­deo beam y cornetas para ampliar tanto la imagen como el sonido y que sea mayor el disfrute. Tam­bién han optado por ba­jarlas de internet y verlas en la computadora o dis­positivos móviles.

Compartir en WhatsApp
Belimar López

Login

Contraseña perdida?