Inicio » Locales » Fe y Alegría mitiga la crisis con ayuda

Fe y Alegría mitiga la crisis con ayuda

José Daniel Sequera | LA PRENSA.- Las limitaciones presu­puestarias que presenta actualmente la red de es­cuelas Fe y Alegría -causadas por la crisis so­cioeconómica en Venezuela-, hace que es­tas deban aliarse a orga­nizaciones no guberna­mentales, empresas pri­vadas, alumnos regulares y exalumnos para mitigar la falta de recursos.

Éste método es usado en las ocho escuelas que mantiene esta fundación en Lara. Según Alexis Moreno, director regio­nal de Fe y Alegría dice
que principalmente se está trabajando con redes solidarias iniciadas por representantes y aliados propios que los ayudan con el tema de la comida.

Como el programa PAE (Programa de Ali­mentación Escolar) no llega completo a nuestras instituciones, los mimos padres tuvieron la inicia­tiva de hacer operativos para recolectar comida para el servicio de come­dor”, destaca Moreno.

Un ejemplo del apoyo que tiene la escuela ubi­cada en el sector El Trompillo, donde reali­zan un operativo llamado “Are-paz”. “En principio
eran solamente 100 ni­ños, pero desde enero ya estamos atendiendo a 500”, afirma el director.

Pero estas ayudas no só­lo se resumen al área de comida, pues tal como o explica Moreno, también se han propuesto hacer alianzas con líneas de transporte para que el personal docente pueda llegar al sitio de trabajo.Los directivos de la es­cuela del barrio Bolívar lograron por medio de un representante que es transportista, que una buseta recogiese a los do­centes en un centro co­mercial del oeste y llevar­los hasta la sede.

Cada escuela tiene su particularidad. En el caso de la institución ubicada en el sector La Pastora de barrio Unión, desde que inició el año escolar los mismos alumnos del sexto año de Técnica Me­cánica por medio de ta­lleres de emprendimien­to han recogido dinero tanto para la institución como para ellos.

“Han realizado mate­ros, lámparas o cualquier otro artefacto, lo venden y la mitad del precio para subir los fondos del cole­gio y el resto es maneja­do por el profesor guía de cada sección para gastos que puedan tener de re­cursos”, sentencia la pro­fesora Elizabeth Fréitez, subdirectora de esa insti­tución.

Detalla además que ha­ce tres meses se habían quedado sin neveras y un exalumno donó una ne­vera a través de la empre­sa para la que trabaja. “Gracias a Dios recibi­mos ese pequeño empu­jón”, resalta contenta la docente”.

Mientras tanto, la direc­tora de la escuela de San Francisco, Eleaneth Es­calona, comenta que el tema del efectivo ha “complicado” la llegada
de los profesores que vi­ven muy lejos, pero que se están haciendo las gestiones correspon­dientes.

Antes dábamos efecti­vo a los docentes de lo que entraba con el pago de mensualidades, pero ya eso se acabó porque todos pagan por transfe­rencias”, suelta.

Compartir en WhatsApp
Karla Torres

Login

Contraseña perdida?