Inicio » Crónicas » Rastrean al “Chino Bron” en Táchira

Rastrean al “Chino Bron” en Táchira

Euseglimar González | LA PRENSA.- Su caída fue el cruce de llamadas. Wilmer David Azuaje Barreto (20), apodado el “Chino Bron” fue detenido por comisiones mixtas del Eje de Homicidios base Lara y Táchira. El hombre era uno de los más buscados por estar presuntamente implicado en el triple crimen de los hermanos Durán Barreto, sus tíos. La detención fue en San Antonio del Táchira.

El “Chino Bron”, supuestamente, ayudó a su tío Víctor Alexander Durán Barreto (54), conocido como el “Caín Guaro” a descuartizar a los tres cuerpos de: Francisco José (52), conocido como “Panky”; Misnarda Mileida “Mina” (53) y Oswaldo Enrique  Durán Barreto (49). El primero en caer y confesar su crimen fue el “Caín guaro”, pero para cerrar el caso faltaba una pieza y era el “Chino”. El horroroso crimen fue el viernes 9 de febrero y presuntamente los tipos duraron 23 horas para picar los cadáveres.

Los “petejotas” comenzaron a hacerle cacería al “Chino Bron”, pero no daban con él. El chamo se la pasaba rondando la carrera 24 entre calles 21 y 22, cerca de la casa por la que presuntamente el “Caín guaro” mató a sus hermanos para quedarse con ella. No fue sino hasta después de un mes que los del Cicpc le dieron captura.

Una semana tenía el “Chino” en Táchira. Trataba de huir, se quedaba de hotel en hotel en San Cristóbal, pero los “petejotas” ya lo tenían monitoreado. El lunes una comisión de Lara se fue hasta allá para detenerlo, pero no lo encontraron. El chamo tenía varios días vendiendo chucherías y cigarros en San Antonio, a pocos kilómetros de Colombia.

Se pudo conocer por fuentes ligadas al Cicpc que los uniformados lo buscaban con una foto en mano. Trataban de ubicarlo por todos lados.  No fue sino un día después que los funcionarios dieron con él. Se metieron a la avenida Venezuela, frente a la redoma del Cementerio Municipal de San Antonio, justo en una plaza lo vieron como vendedor informar.

Detallan que el “Chino” estaba hablando con otra persona, cuando los funcionarios se le presentaron de frente. “Eje de Homicidios Lara”, fue lo que le dijeron. El chamo quedó en shock, no sabía qué hacer. No opuso resistencia para que le pusieran los ganchos, ya no tenía escapatoria. Todo el sector estaba rodeado de “petejotas”.

Al parecer el “Chino Bron”, confesó el crimen. Él estaba solicitado por el delito de homicidio agravado, agavillamiento y uso de menor para delinquir por el Juzgado Segundo de Control de Barquisimeto. Una comisión del Cicpc trasladó al tipo hasta Lara.

Según fuentes del Cicpc tras varias experticias que hicieron dentro de la casa, en donde ocurrió el crimen. Localizaron una huella aparentemente del “Chino Bron”, en un cucharon, herramienta que utilizaron para violentar una de las puertas de la vivienda y así lograr entrar.

El crimen fue planeado por los dos hombres, pero se conoció por fuentes ligadas a la investigación, que un menor de edad fue utilizado para que los ayudara a picar los cuerpos. Aparentemente al adolescente lo amenazaron con matarlo si no accedía.

Tanto el “Caín guaro” como el “Chino Bron” están detenidos en el Eje de Homicidios del Cicpc.

Al parecer, la ambición por una vivienda volvió loco al “Caín guaro”, pues él quería quedarse con la vivienda. Se pudo conocer que la razón de este triple crimen fue por una herencia materna. Los cuatro hermanos vivían en la casa, que se ubica en la carrera 24 entre calles 21 y 22. Transformó un hogar en disputa en una carnicería. Allí fue en donde él y su cómplice picaron los cuerpos. Aparentemente, tardaron más de 23 horas para poder sacarlos de la casa.

Los cuerpos tenían heridas en el cuello y murieron desangrados. Luego comenzaron a picarlos como “carnicería”. Les cortaron las cabezas, brazos, piernas y manos.

Detallan las fuentes, que Francisco fue el último que mataron, además de hacerle una herida en el cuello lo apuñalaron seis veces en el pecho. Presumen que las armas que utilizaron fueron cuchillos y para picarlos una segueta.

Sin remordimientos y con frialdad. El “Caín guaro” trasladó en una carretilla los cuerpos de los hermanos Durán Ba­rreto junto al “Chino”. Atravesaron medio Barquisimeto a pie para poder “desapare­cer” los cadáveres.

El “Caín guaro”, pre­sunto asesino de sus her­manos, supuestamente iba en compañía de su sobrino caminando con una ca­rretilla por la carrera 24. Detallan que dentro de la carretilla iban bolsas y un tobo grande con tres ca­bezas, dos torsos, manos, brazos y piernas. La men­te macabra de los asesi­nos era “desaparecer” los cuerpos y “lavarse” las manos sobre el crimen.

Se conoció que hicieron dos viajes para poder des­hacerse de los cuerpos, uno a Barrio Unión y otro a la Ruezga. Cami­naron 6 kilómetros con 99 metros y llevaban un peso de 120 kilos aproxi­madamente.

El primer “viaje” lo hi­cieron la noche del sába­do, con los cuerpos “Mina” y Oswaldo, pero también lleva­ban la cabeza de “Panky”. El maca­bro recorrido inició des­de la carrera 24 entre ca­lles 21 y 22, casa en don­de ocurrieron los hechos, y caminaron hasta la carrera 1 con calle 16 de Barrio Unión. El trayecto fue de 1 hora. Allí lanza­ron los cuerpos desmem­brados a una cloaca y se fueron, caminaron la misma ruta hasta llegar a la escena del crimen.

Presuntamente lo que confesó el “Caín guaro” es que ellos se regresa­ron de nuevo a la casa. Al parecer pretendían regre­sar por el torso de Fran­cisco y llevarlo hasta Ba­rrio Unión, pero ya era de madrugada y supues­tamente estaban “cansa­dos”. Decidieron cam­biar la ruta y caminar hasta el puente de la Ruezga y lanzarlo allí.

Compartir en WhatsApp
Belimar López

Login

Contraseña perdida?