Inicio » Locales » Gimnasios públicos quedan en el olvido

Gimnasios públicos quedan en el olvido

Estefany Figueroa | LA PRENSA.- Lo que Henri Falcón, cuando era alcalde, instaló como un proyecto para elevar la calidad de vida de quienes hacían deporte en los parques a cielo abierto está en el olvido, por la falta de mantenimiento y sobre todo por el abandono de los diferentes gobernantes que han pasado por la silla municipal.

Los cuatro gimnasios multifuerzas públicos que hay en diferentes sectores de Barquisimeto casi no tienen aparatos; las pesas están algo oxidadas y la variedad es poca; la suciedad afea cada espacio mientras el mantenimiento no es constante y la delincuencia junto a los destrozos causados por vandalismo hacen que los espacios para poner a tono el cuerpo estén en horas muy bajas.

El caso más grave es la estructura que se encuentra la carrera 17 con calle 17 del sector San Juan Bosco. El descuido y deterioro de las instalaciones es evidente; gran parte de su techo está roto, no tienen agua ni luz y por eso deben reducir el horario del uso en las instalaciones para el público. Poco a poco los usuarios dejan de ir por las condiciones.

Freddy Jiménez, usuario desde hace dos años, comenta que “le falta mucho mantenimiento al gimnasio” y explica que el coordinador del lugar exige una colaboración porque la Alcaldía de Iribarren se olvidó del lugar, pero esto se hace insuficiente.

El gimnasio ubicado en El Cardenalito del este no está en condiciones diferentes. Allí acuden diariamente 80 personas y la inseguridad es lo que más preocupa, pues el espacio ha sido víctima de robo en tres ocasiones.

También padecen de infraestructura, pues gran parte de su fachada quedó destruida tras los disturbios ocurridos en la zona el pasado año 2017. “Las personas vienen, pero la policía no hace la ronda, hemos pedido más vigilancia y nada”, expresó Geovanni González coordinador del lugar cuando explica las acciones que realizan para que el lugar mejore.

El encargado también comenta que ya pasaron un comunicado al Instituto Municipal de Deporte (Imderi) donde explicaban el deterioro en las instalaciones, pero siguen a la espera de la ejecución del proyecto.

En Bella Vista, ubicado al oeste, está el último gimnasio también olvidado. Allí reina el sucio y la falta de atención por parte de la Alcaldía de Iribarren. La comunidad ha creado un frente que hace vida activa en el complejo, sin embargo deben mejorar muchas cosas.

Los vecinos tienen un plan de autogestión para mantener las instalaciones, a diferencia que este establecimiento sí tiene una tarifa fija para todos los usuarios, pero los malandros también los tienen a pan y agua, pues han hecho dos visitas y causan destrozos.

Los que velan por el gimnasio piden vigilancia a la alcaldía y la respuesta ha sido nula. Mientras eso sucede, el frente de vecinos se dispuso a realizar guardias nocturnas como voluntariado, pero están cansados.

Compartir en WhatsApp
Karla Torres

Login

Contraseña perdida?