Inicio » Locales » “La esperanza ahora es zozobra”

“La esperanza ahora es zozobra”

Osman Rojas| LA PRENSA.- El norte amaneció alzado. Dos protestas por un motivo (los problemas en la distribución de agua y gas) congestionaron al municipio Crespo, específicamente en las zonas del Alto de Tacarigüita y El Eneal.

Palos, piedras, cauchos y basura eran los instrumentos utilizados por los manifestantes para evitar el paso de vehículos en la intercomunal Barquisimeto-Duaca. Tanto de ida como de vuelta los carros formaban kilométricas colas. El ambiente pesado y la presencia de funcionarios policiales para evitar cualquier cosa era la imagen de la mañana.

“Nosotros no nos movemos de aquí hasta que la gobernadora nos venga a solventar el problema. Ella (Carmen Meléndez) nos prometió agua y gas, pero los días pasan y la esperanza se nos convirtió en zozobra. Aquí seguimos firmes aunque la gente se enoje”, dijo de forma tajante la señora Aura Carmona, habitante del Paso de Tacarigüita.

Según contaron los presentes la comunidad ubicada en la vía Duaca tiene 24 días sin recibir la visita de los camiones cisternas. Los habitantes, para poder cocinar y hacer sus necesidades, deben caminar casi 1 kilómetro para llevar agua de un pozo cercano a la zona.

“No somos animales y no queremos paños de agua tibia. La alcaldesa del municipio Crespo nos dijo que no perdiéramos el tiempo porque no habían camiones disponibles para nosotros, pero aquí vamos a estar hasta que la misma gobernadora venga y nos explique porqué la toma que fue desconectada el 30 de octubre del año pasado todavía no ha sido conectada”, expresó Carmona.

Los manifestantes denunciaron el sobreprecio de los cisterneros y es que, ahora mismo, los camioneros piden 12 mil bolívares por pipa y 100 mil bolívares por llenar un tanque azul pequeño. El dinero debe ser pagado en efectivo pues de lo contrario el camión no va.

“El que ahora tenga dinero en físico es un rutero. Si los bancos no tienen efectivo nosotros menos. Ahora lo que pedimos es que se le meta el ojo a estos usureros que hacen fiesta con nosotros”, comentó Alfredo Parra, habitante del Paso.

Quince minutos más al norte, específicamente en El Eneal, otra protesta se registraba. Allí estaban las personas peleando por las intermitencias en del servicio de agua y el mal estado en el que se encuentra las cloacas que han colapsado el liceo.

“Nosotros lo único que pedimos es un trato digno. Un trato justo para nuestros niños. En el liceo ya no hay clases porque el olor es insoportable y cuando medio se calma los alumnos son soltados a las 12:00 porque no hay agua en la institución”, comentó Isaura Zambrano, representante.

La mujer comentó que Hidrolara está al tanto de la situación y prometió ayudas inmediatas para la comunidad. Un mes ha pasado luego de la última visita y los habitantes de El Eneal sólo han recibido excusas y trabas.

“No sabemos qué más vamos a hacer para que nos presten atención. Esta parte del norte es tranquila y si nosotros hoy decidimos protestar es porque ya no aguantamos la situación en la que estamos”, dijo Zambrano.

En ambas manifestaciones los protestantes denunciaron que la distribución de comida a través de las bolsas o cajas del CLAP es otra cosa que les molesta. Según dijeron los afectados la comida no llega desde octubre.

Compartir en WhatsApp
Eva Gómez

Login

Contraseña perdida?