Inicio » Comunidad » Vecinos del sector Los Cámagos están a punta de tobo y cisternas

Vecinos del sector Los Cámagos están a punta de tobo y cisternas

Ana León | LA PRENSA.-  El crecimiento poblacional en Los Cámagos ha generado que los habitantes, poco a poco se hayan quedado sin agua, hasta tal punto que tienen unos ocho años sin recibir el suministro por tuberías. Es a punta de tobo y cisternas que la gente obtiene el vital líquido.

En la comunidad, ubicada en Pavia, conviven alrededor de 300 familias que se ven afectadas por la falta de agua. Hace seis años, habían 80 familias que recibían 7 viajes de cisternas semanalmente, ahora reciben solo dos viajes de agua semanal, si acaso.

Cada familia llena alrededor de tres pipas. Debido a los pocos viajes que hacen los cisternas al sector, los vecinos se juntaron con los voceros del consejo comunal para hacer un proyecto con el cual quieren pedir que se incluyeran más viajes de los camiones con agua al sector o se solvente la distribución por tuberías del líquido, pero no se ha logrado obtener una respuesta de Hidrolara al respecto.

Hay familias a las que se les había asignado un viaje mensual debido a que poseen tanques grandes, sin embargo, ahora le hace medio viaje y le restan seis días a la fecha del último viaje. Es decir que si les tocaba llegar a fin de mes, se los restan porque ellos “ya recibieron el servicio y hay gente más necesitada”.

La única manera que han encontrado los vecinos para rendir el agua es a través del reciclaje. El agua que ya fue utilizada en la cocina puede llegar a ser con la que bajen los inodoros o la usen para regar las matas. Todo depende del uso que se le vaya a dar al agua.

Más problemas

Otro de los problemas que tiene el sector, y es que desde la entrada de Los Cámagos hacia el interior de la comunidad, hay una total oscuridad. Los bombillos y los postes parecen de adorno porque la mayor parte no sirve.

Rafael Palma es un mecánico que vive por el sector y asegura que los bombillos duran en los postes de 15 a 20 días pues todos se terminan quemando.

Aquí llegan unos funcionarios que no usan los uniformes de Corpoelec y arreglan los problemas de la luz pero eso no dura”, dijo Rafael sentado frente a un negocio que se encuentra en el sector.

Otro problema es el gas, pues los habitantes están cansados de tener que comprar las bombonas tan caras. Según Rafael Colmenárez, habitante de la zona, la comunidad lleva más de 20 años esperando que instalen gas por tuberías.

Compartir en WhatsApp
Karla Torres

Login

Contraseña perdida?