Inicio » Locales » Pacientes con Parkinson padecen la escasez de medicinas

Pacientes con Parkinson padecen la escasez de medicinas

Osman Rojas | LA PRENSA.- Sentado en una silla de ruedas está el señor Luis Mavares. Sus ojos denotan preocupación y su tono de voz una an­gustia poco habitual en él. “Los medicamentos nada que llegan”, dice el hombre haciendo alusión a los fármacos utilizados para comba­tir el parkinson y es que, desde hace un mes, el Gobierno nacio­nal dejó de distribuir esta clase de tratamien­tos.

Mavares cuenta que, medicamentos como el Sinemet o Mirapex (an­tagonistas dopaminérgicos que evitan que el cuerpo de un enfermo con parkinson esté rígi­do e inmóvil), han desa­parecido de los anaque­les a nivel nacional y es­to le ha costado la vida a tres pacientes en la entidad.

Mueren por la preo­cupación, porque mu­chos caen en depresión o porque tienen alguna enfermedad condicio­nante como la hiperten­sión que se dispara en medio de la angustia”, asevera el afectado.

Mavares explica que “todos los meses las pastillas llegaban a Far­matodo y uno sólo tenía que ir y retirarlas. Aho­ra no sé cómo vamos a hacer los que depende­mos del tratamiento pa­ra no perder la capaci­dad motora de nuestro cuerpo”.

Cecilia Sánchez, espo­sa de Mavares e integrante de Fundaparkin­son/Lara (institución que se encarga de ayu­dar a las personas que tienen esta condición), explica que los proble­mas con la dotación de medicamentos no son  nuevos.

En 2015 los afectados en la entidad se vieron contra las cuerdas por la inconsistencia en el suministro de medica­mentos. Tan grave fue la situación que el Go­bierno nacional admi­tió el fracaso en las polí­ticas públicas y entregó a los Farmatodo la po­testad para vender los medicamentos a nivel nacional.

Este nuevo modelo empezó a implemen­tarse desde 2016 y todo iba normal hasta el pa­sado octubre cuando el medicamento desapa­reció. “Estamos muy preo­
cupados porque son más de mil enfermos los que se están viendo relegados. En Lara, por poner sólo un ejemplo, hay 150 personas regis­trados en Fundaparkin­son”, dijo Sánchez.

La vocera de la institu­ción aseguró que im­portar estos medica­mentos es práctica­mente imposible pues cada una de estas cajas tiene un costo de 50 dó­lares en países vecinos como Brasil o Colom­bia. “Al cambio son más de 2 millones 500 mil bolívares y muy pocos, por no decir nadie, tie­ne el músculo econó­mico para hacer eso ca­da mes”, concluye la mujer.

Compartir en WhatsApp
Karla Torres

Login

Contraseña perdida?