Inicio » Locales » Prostitutas minan las calles del centro

Prostitutas minan las calles del centro

Luis Montes de Oca | LA PRENSA.- La prostitución en Barquisimeto se ha incrementado hasta tal punto que las mujeres se pelean por las esquinas donde se ubican para trabajar. La avenida 20 y la carrera 19 son los puntos de mayor concentración de las trabajadoras sexuales y donde pueden verse chicas desde el mediodía hasta altas horas de la noche.

En menos de cinco cuadras (desde la 35 hasta la 39) se pueden contabilizar hasta 12 prostitutas que de manera discreta se ubican en las esquinas con un motivo principal: ganar dinero para cubrir sus necesidades básicas, entre ellas la alimentación.

Maryi “La Maracucha” es una mujer de 45 años que trabaja en la esquina de la 20 con 39. Ella tiene 20 años siendo prostituta y trabajó en el bar y hotel La Escalera (uno de los más antiguos de la ciudad), pero desde hace año medio ofrece sus servicios en la calle por una razón.

“Hay muchas fresas (alias que usan para identificar a las prostitutas no mayores de 25 años) trabajando ahorita en los bares y eso no deja mucha ganancia. Yo que tengo tiempo en esto, veo que por lo menos 8 mujeres llegan a las esquinas o bares al mes y por eso hay tantas guaras en las calles” puntualizó la mujer delgada, rubia con ostentoso trasero y falda muy ajustada.

Tanto Maryi como otras consultadas confesaron que muchas veces el dinero que logran es para comer o alimentar a sus hijos.

Prostituta2-sp-21102017

María Elena (nombre ficticio) de 19 años se encontraba en las afueras de La Escalera en la calle 38 entre 20 y 21. Vestía un suéter rosado y un short de jean que le rozaba la punta de las nalgas y con el que mostraba sus piernas para atraer clientes.

Ella narró que al menos 20 muchachas más ofrecen sexo oral, vaginal y anal en ese lugar a cambio de unos “buenos billetes”. La joven detalló que en los últimos cinco meses el número de prostitutas han aumentado y “siempre llegan otras preguntando para conocer el trabajo y ganar algo de plata”.

María Elena comentó que “ante la peladera que hay” muchas mujeres que venden su cuerpo porque es la única manera que consiguen plata para mantener a sus hijos. “Por ejemplo yo tengo un bebé de ocho meses y me vengo a trabajar porque aquí puedo resolver para comprar los alimentos”, relató sin complejos.

Los precios en el servicio varían dependiendo del lugar y la cantidad de tiempo que las chicas pasen con los clientes. La práctica de sexo oral oscila desde 10 mil hasta 20 mil bolívares,

Compartir en WhatsApp
Eva Gómez

Login

Contraseña perdida?