Inicio » Locales » Las rutas están a un paso de extinguirse 

Las rutas están a un paso de extinguirse 

Joelis Sosa | LA PRENSA.- Cuando la aguja del reloj avanza, los transportistas sien­ten un gran peso en su existen­cia pues desde hace seis meses la falta de repuestos y lo caro que están saca de circulación a muchas busetas que no pue­den producir para pagar esas partes.

Diez de las 28 líneas más im­portantes que ruedan por el municipio Iribarren presentan el déficit más grave desde 2015. En promedio se constató que la mayoría presenta 50% de unidades menos que hace 3 años a causa de los repuestos, inflación y un nuevo factor que también lo hace desaparecer de apoco: el ‘malandrero‘ que los ataca.

En la Ruta 19, hace dos años funcionaban 85 rutas, ahora sólo 30 están operativas y a me­dia máquina. “Es algo difícil porque los repuestos están muy caros, la mayoría de las rutas están accidentadas y guardadas”, lamentó Marceli­no Pargas, socio de la Sociedad Civil Ruta 19, quien explicó que las pocas busetas que an­dan cargando pasajeros a dia­rios lo hacen a medias. “Han disminuido sus vueltas por día porque todos quieren cuidar sus carros” expresó.

Pargas detalló que si fuera por ellos hicieran más recorri­dos y trabajaban durante todo el día como en años anteriores, pero el solo pensar el precio de los cauchos, pastillas y otros re­puestos los detiene, esto lo ha llevado a dar entre 3 a 4 vueltas diarias porque deben mante­nerlos en buenas condiciones para continuar trabajando.

Se arriesgan

Tanto ha sido el problema con los repuestos que ha lleva­do a los choferes a arriesgarse a trabajar con los cauchos lisos o remendados. Jesús Madrid, chófer y socio de la línea Ruta 3, asegura que para poder com­prar un solo caucho debe traba­jar full un mes y sin gastar ni medio. Por ello tomo la opción de transformar cuatro llantas, a las que le coloco pestañas (a­dapto el caucho rin 17 a un rin 16), para poder continuar tra­bajando y seguir manteniendo a los suyos.

Mencionó que hay muchos de sus compañeros que traba­jan con los cauchos lisos y has­ta con el latón o la tapicería en muy malas condiciones por­que lo poco que ganan no es suficiente para mantenerse ellos, sus familias y las unida­des.

Este hombre que tiene más de 15 años trabajando como rutero explica que en años an­teriores podía pagar un avance, cosa que ya no puede hacer porque sería otro gasto y no tendría ganancia, por ello to­mo la opción de manejar él su unidad. Señaló que el bajo pre­cio del pasaje los ha golpeado mucho porque recuerda que en años anteriores el costo de un periódico iba a la par con el del pasaje.

Otra de las cosas que aqueja a los transportistas es la insegu­ridad que durante los últimos dos meses los ha arropado con más fuerza. Los más afectados son quienes trabajan para la zona del oeste. La Ruta 19 y 9 es una de las más perjudicada, cuentan los choferes de estas unidades que en menos de dos semanas los han robado 8 ve­ces, cosa que los alarma por­que salen a trabajar con zozo­bra, sin saber si llegarán de vueltas a sus hogares.

“Nos encomendamos a Dios antes de salir de nuestras casas para que no nos pase nada”, aseguró uno de los transportis­tas quien explica que desde Metrópolis en adelante es la zona de peligro. “Desde allí nos secuestran” finalizó.

Compartir en WhatsApp
Tatiana Suárez

Login

Contraseña perdida?