SUCESOS | 26 junio, 2013 10:02 AM

Chispazo fue una desgracia

Buseta quedó achicharrada tras un candelazo

El dueño y su hijo sacaron la buseta para que no incendiara la casa
Crédito: Alcides Gutiérrez

Carlos Herrera | La Prensa.- Eran las 2:30 de la tarde, en la calle 10 entre 2 y 3 de Pueblo Nuevo cuando un transportista estaba en el porche de su casa arreglando el motor de su buseta.

De repente, arreglando uno de los cables se produjo un cortocircuito y las llamas se propagaron de inmediato.

El señor Julio Fernández (44), junto a su hijo y vecinos empujaron la unidad hasta la parte de afuera de la casa para que la candela no destruyera su vivienda.

Rápidamente, entre el señor Julio, familiares y los vecinos buscaban tobos llenos de agua y se lo aventaban a la buseta para aplacar el intenso fuego que había sobre la carrocería del medio de transporte.

Luego de varios intentos para extinguir el fuego lo lograron.

Muchos estaban nerviosos por lo que había pasado.

El transportista y dueño de la unidad, el señor Julio lo trasladaron en un carro particular hasta el Seguro Social Doctor Pastor Oropeza, pues tenía heridas de quemadura en ambos antebrazos.

Sus hijos, familiares y vecinos no lo podían creer que la buseta estuviera prácticamente en “cenizas”.

Parte de la fachada, por el lado del estacionamiento se apreciaba que también sufrió por las altas llamas.

No estaba asegurada

Los familiares del señor Julio expresaron que la buseta no estaba asegurada y que perdieron prácticamente 675 mil bolívares que estaba valorada la unidad.

Julio trabaja en la línea Unión, que labora en el Terminal de Pasajero.

Hace cinco meses la habían puesto “tunning”. Tenía pintura, motor, butacas y sonido nuevo.

Los comentarios están cerrados.

NOTICIAS RELACIONADAS |