SUCESOS | 19 mayo, 2013 3:16 PM

Sin tocar un hueso

A Yennifer Bonilla la descuartizaron sin violencia. Al parecer, el tipo que la mató la picó sin tocar partes duras de su cuerpo

H. Rodríguez E. Pérez | LA PRENSA.- Ni un hueso tocó “El Carnicero de Quíbor”. Los pedazos de cuerpo de Yennifer Bonilla Bonilla no tenían ningún síntoma de violencia más allá de los cortes sangrientos que, presuntamente, le aplicó William Colmenárez. 

El tipo, que es el principal sospechoso de cometer el homicidio más repudiado y abominable por todos los larenses, usó un arma blanca larga y gruesa, se presume que sea un machete, para picar en pedazos a su compañera sentimental y al parecer lo hizo con mucha cautela y precisión porque no dejó marcas de cortes en los huesos de la mujer.
De manera extraoficial se supo que los cortes que tenía Yennifer se hicieron por la unión de los huesos, esto quiere decir que el matón primero ubicó las partes blandas del cuerpo, las extendió con su fuerza bruta y comenzó a rebanar a la mujer. Según se conoció Yennifer tiene un aproximado de 9 cortes en su cuerpo. En total 9 pedazos picados y ninguna parte ósea tocada.

Se presume que la manera en que “El Carnicero de Quíbor” descuartizó a Yennifer fue por capas. Primero cortaba la piel, luego músculos hasta que llegaba a las coyunturas y ahí aplicaba su fuerza para desprender los huesos.

Williams Colmenárez es un hombre de 35 años, de un metro 75 aproximadamente. Es moreno claro y de contextura gruesa. Tiene cabello negro y una característica que cualquiera podría reconocer: su mano derecha y parte del antebrazo está muerta. Dicen que no la puede mover porque luego de un accidente que tuvo en moto, hace más de un año quedó con esta discapacidad motora. Es un hombre callado y bebedor. Según vecinos se drogaba de vez en cuando y golpeaba a Yennifer.

Aunque ella se defendía, el hombre siempre quería maltratarla con insultos al igual que lo hizo con sus tres parejas anteriores porque en los 8 años que llevaba viviendo en la urbanización Don Flores había estado con diferentes mujeres y a todos les pegaba.

El hijo de 1 año y medio que tuvo con Yennifer era su segundo hijo porque el mayor es un bebé especial y vive en Portuguesa. Los familiares de la víctima y todos los quiboreños están desesperados, quieren que encuentre a ese monstruo, nadie se siente a salvo con ese hombre en la calle.

En medio de los nervios y el horror la gente duda que este tipo, con cara de tonto y con una discapacidad, pueda haber asesinado a su mujer solo y picarla sin ayuda de nadie. “Creemos que tiene un cómplice” asegura la gente.

2 pensamientos en “Sin tocar un hueso

NOTICIAS RELACIONADAS |