MUNICIPIO | 17 mayo, 2013 4:44 PM

Cada día más cerca

Quebrada socava más y más la orilla del sector El Guayabito

Apenas que un camino de lo que antes era la antigua carretera rural
Crédito: Pascual Filardo

La Prensa.- Apenas un poco de carretera de tierra y un muro de contención separa al sector El Guayabito de la quebrada La Tetona. Más de 500 personas que habitan en las cercanías anhelan que separen la quebrada de sus viviendas antes de que ocurra una tragedia.

En sus mentes aun revolotea aquel día que, tras una lluvia por varias horas, la crecida de agua se llevó la carretera de tierra que comunicaba a Aregue con el sector Las Vegas y Río Tocuyo. “Eso fue hace ocho años y nadie se ha acercado ni arreglarla ni hacer algo para evitar otra situación similar”, replica Xiomara Alvarez.

Con el pasar del tiempo, el barranco poco a poco ha ido cediendo. En la actualidad, apenas 20 metros, separan a la quebrada de los límites de las viviendas. En aquel entonces, los productores fueron los que resultaron más afectados pero si la quebrada sigue su camino podría ocasionar serios daños en el sector El Guayabito.

Por si fuera poco con el agua de la quebrada, en El Guayabito, desemboca toda el agua de las calles de Aregue cuando llueve. Los caños que deberían canalizar esa agua hacia la quebrada están sucios ocasionando inundaciones en el sector.

“El pasado mes de octubre, dentro de mi casa, me llegaba el agua a las rodillas”, recuerda Miguel Álvarez. Su casa esta justo en la esquina donde comienza el caño. Ahí viven cinco personas, entre ellos dos menores de edad.

Cuando el agua se empoza no se aguanta la hediondez y los zancudos que revolotean por todos lados. Para los vecinos la solución definitiva seria la canalización y embaular la quebrada para detener su paso hacia la comunidad. También piden que la alcaldía se encargue de la limpieza de los caños.

Otro dolor de cabeza de los habitantes de El Guayabito son los apagones de luz. “No tienen ni hora ni fecha en el calendario”, lamenta Maritza Rodríguez.

A la cancha deportiva que comenzó a ser construida hace 20 años aun no se le ve forma. Ningún gobierno municipal ha terminado la obra.

Es la mitad de la mitad de una cancha realmente no cumple con las medidas reglamentarias para practicar ningún deporte”, explica Miguel Álvarez. La situación afecta a 50 jóvenes de la comunidad.

Los comentarios están cerrados.

NOTICIAS RELACIONADAS |